Cómo concebió el Dr. Manuel Lezaeta Acharán su Doctrina Térmica de Salud

Cómo concebió el Dr. Manuel Lezaeta Acharán su Doctrina Térmica de Salud

Manuel Lezaeta: Doctrina termica de la salud

En la imagen, el Dr. Manuel Lezaeta Acharán. Puedes leer más sobre su historia en la Wikipedia.

Cómo concebió el Dr. Manuel Lezaeta Acharán su Doctrina térmica de salud

“Este concepto es anunciado por vez primera en el campo de la salud humana y tiene la siguiente historia:
Corría el año 1899 cuando entré a la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile, dirigida entonces por el doctor Polhamer. entre otros, recuerdo a mis maestros David Benavente, de anatomía; doctor Adeodato García Valenzuela, de química y doctor Enrique, de física. Y de mis compañeros, después eminentes médicos, doctores Vargas, Salcedo, Díaz Lira, Guiglioto, etc.

Víctima de las llamadas enfermedades sociales, me vi obligado a interrumpir mis estudios médicos, los que no reanudé después cuando me di cuenta del fracaso de la medicina para restablecer la salud.

Durante largos años fui tratado por profesores y especialistas de Santiago, con cuyos dispendiosos servicios sólo obtuve agravar mis dolencias que fueron complicándose cada año.

Ante tanto fracaso de la llamada ciencia médica, me di por vencido en mi empeño de librarme de mis males, que me hacían intolerable la vida y me resigné a morir a corto plazo.

Huyendo de mi mismo, llegué un verano a un pueblo del sur de Chile y la víspera de mi regreso a la capital, un monje capuchino tropezó conmigo a la salida del hotel que habitaba y, mirándome fijamente me interrogó: “¿Has venido a verme?” _no padre, contesté. _ “Anda a mi consulta, porque estás muy enfermo”, agregó él. Era el Padre Tadeo que, sin buscarlo, la Divina Providencia ponía en mi camino para salvarme la vida.

Abatiendo el orgullo profesional que a los alunnos se inculca en la Escuela de Medicina, me presenté a la consulta del Padre Tadeo, quien observando mi garganta me dijo: “Da gracias a Dios de estar aquí, porque estás tan enfermo que, si no sigues mi tratamiento, te vas a morir muy luego”. A pesar de comprender la gran verdad de este juicio y, sintiendo que cada noche era la última de mi vida, le manifesté que tenía en mi poder certificados de exámenes de mis profesores que establecían la ausencia de microbios de la infección sifilítica en mi cuerpo y que ahora era sólo víctima de neurastenia. “Te equivocas tú y se equivocan los médicos, la enfermedad la tienes en la sangre”. me replicó el Padre.

Recibí la “receta” que prescribía paseo a pie desnudo por el rocío del pasto al salir el sol, frotaciones y chorros de agua fría a distintas horas; envolturas de todo el cuerpo, alternando con vapores de cajón, excursiones con ascensión de cerros, etc.

Aun cuando me parecía dificil que con estas originales prácticas pudiera recuperar mi perdida salud, me sometí a ellas con puntualidad y constancia.

Antes de quince días de este tratamiento, para mí se abrió un horizonte de felicidad y bienestar desconocido, pero, al mismo tiempo apareció abundante flujo uretral que los médicos me habían “curado” años anteriores, sofocando su expulsión del cuerpo y obligando a éste a retener esas materias corrompidas que me causaron inflamación prostática, estrechez de la uretra y hasta retención de orina. También se me hincharon los ganglios de las ingles, axilas y cuello, apareciendo además erupciones y llagas en todo mi cuerpo.

Con estas novedades volví a la consulta y le dije: “Me estoy pudriendo, Padre, vea lo que me pasa”…”Estas salvado, ahora vas a expulsar la enfermedad que los médicos te echaron en la sangre”, fue su respuesta.

Más de un año estuvo mi cuerpo eliminando pus por la uretra, llagas y postemas, sin notar ninguna complicación y sintiendo cada día la felicidad de vivir nunca antes conocida la que Dios gracias conservo hasta la fecha que tengo 77 años de edad.

Ante la elocuencia de estos hechos, me di cuenta que las drogas eran incapaces de devolver la salud perdida y que ésta sólo podía mantenerse y recuperarse, mediante la acción de los agentes vitales que ofrece la Naturaleza en el aire, la luz, el sol, el agua fría, la tierra, frutas y vegetales crudos. Tomé entonces la resolución de dedicar mi vida entera al estudio, práctica y difusión de la verdad en cuanto a salud se refiere, la que providencialmente había llegado a conocer al margen de la medicina facultativa.

Durante nueve años seguí a su lado las sabias enseñanzas y prácticas del Padre Tadeo de Wisent. Habiendo abandonado Chile este sabio capuchino alemán, para ir a curar a los leprosos de Colombia, me dediqué a estudiar las obras de sus maestros, especialmente del célebre cura de Woerishoffen, monseñor Sebastián Kneipp.

Cómo concebí la doctrina térmica

Manuel Lezaeta

La salvadora experiencia del sistema kneipp me llevó al estudio de los otros grandes maestros, Priessnitz, Bidaurrazaga, etc. Sin embargo, no encontré en estos geniales intuitivos la doctrina filosófica que explicara la recuperación de mi salud y aunara los puntos de vista por ellos expuestos.

En este empeño de muchos años conocí felizmente la Iriología. El estudio de numerosas obras sobre este tema me llevó a la conclusión de que nada aprovechable había en el examen del iris de los ojos haciéndolo con criterio anatómico o patológico.

En cambio, la idea de que como fruto de mis observaciones y experiencias se despertó y arraigó progresivamente en mí, me llevó a formular mi doctrina térmica como base de normalidad en el funcionamiento del cuerpo humano. Esta idea fue cada día comprobándose con el examen del iris de los ojos de miles de enfermos y sanos que en el transcurso de más de 40 años he podido observar.

Nació así mi Doctrina Térmica, que viene a ser la piedra angular que fundamenta en forma evidente los diversos sistemas de los geniales intuitivos que han dado vida al Naturismo Universal y explica sus éxitos.

Como lo expongo en mi libro “El iris de tus ojos revela tu salud”, mi Doctrina Térmica, por primera vez en la historia, saca el problema de la salud del trillado campo de la patología y terapéutica en que hasta la fecha se ha debatido en el mundo y lo coloca en el terreno de la temperatura. Este nuevo concepto que conquistará el campo de la salud, viene a dar fisonomía propia al Naturismo, sacándolo del actual confusionismo y anarquía.

A la luz de mi doctrina, el público sabrá a qué atenerse, porque quedan bien deslindados los campos de la alopatía, con sus teorías convencionales, y el Naturismo, con su Doctrina Térmica, perfectamente  bien comprobada por el iris de los ojos humanos y sólidamente fundamentada y demostrada por las leyes de la Naturaleza.

La vida civilizada lleva al hombre al desequilibrio de las temperaturas de su cuerpo, afiebrando diariamente sus entrañas con la cocina y debilitando el calor de su piel con ropas y abrigos inadecuados. De aquí el origen de todo desarreglo funcional que se inicia con resfriados e indigestiones.

Con razón Kuhne afirmó que “no existe enfermo sin fiebre interna”, y afeminada e inactiva. Esta es la razón por qué los sistemas naturistas en uso se dirigen a conservar o restablecer la salud, unos fortificando la piel con aplicaciones frías y otros refrescando las entrañas del sujeto con baños derivativos del bajo vientre, aplicaciones de barro y dieta refrescante de frutas o ensaladas crudas.

Según esto, los distintos sistemas naturistas de hidrópatas, fisiatras, trofólogos, nudistas, dietistas, vegetarianos, etc. Obtienen sus éxitos actuando sobre las temperaturas del cuerpo, pero en forma rutinaria que conduce al curanderismo. En cambio, mi Doctrina Térmica permite establecer, por el examen del iris, la necesidad que existe en todo enfermo  de afiebrar su piel y refrescar sus entrañas. Esta doble finalidad es siempre preciso realizarlo para obtener la normalidad funcional del organismo, vale decir su salud integral. Es, pues, siempre y en todo caso un solo objeto el que debe obtenerse y sólo varía la intensidad de las aplicaciones adecuadas a cada caso, de acuerdo con las necesidades que se descubren en el iris y con las condiciones personales del sujeto.

Mi Doctrina Térmica viene a completar los aforismos ya conocidos como fundamentales en la ciencia de la salud. Así tenemos que “no hay enfermedades, sino enfermos”, o sea individuos faltos de salud por desequilibrio térmico del cuerpo en grado variable. Aquí está comprobada la unidad de las enfermedades. Además, “la Naturaleza es la que cura”, para que ello sea posible es menester colocar al cuerpo en Equilibrio Térmico.

Según el primero de estos conceptos, la patología es inútil convencionalismo y según el segundo, se niega la necesidad y eficacia de la terapéutica.

Tenemos, pues, que el problema de la salud se ha convertido en una cuestión térmica, debido a la vida civilizada que desequilibra las temperaturas del cuerpo, alterando con ello la normalidad funcional del organismo, vale decir, causando el estado de enfermo.

La ignorancia de mi Doctrina Térmica ha conducido al error de que muchos autores naturistas hablan de infecciones, fagocitosis y acción microbiana. Sin embargo, caen en la contradicción de condenar drogas, sueros, vacunas, etc. Que tienen por objeto actuar sobre estos microbios.

Sin darse cuenta, toda terapia Naturista ha justificado mi Doctrina Térmica, sin haber sido antes expuesta, ya que su arma principal es el agua fría en el tratamiento de los enfermos. Lógicamente, este elemento es incapaz de matar microbios, pero es indispensable para normalizar las temperaturas del cuerpo, siempre víctima de fiebre o calentura.

Aceptada mi Doctrina Térmica, la higiene se reduce a mantener el cuerpo en Equilibrio Térmico mediante el cumplimiento de la ley natural y todo procedimiento curativo debe dirigirse a restablecer dicho equilibrio, afiebrando la piel del enfermo y refrescando sus entrañas, de acuerdo con las revelaciones del iris de los ojos que siempre acusa variable congestión digestiva y deficiente calor de la piel del sujeto.

Debidamente probada en mis obras la verdad de mi Doctrina Térmica, como solución del problema de la salud del hombre, sólo falta difundirla al máximum para que llegue al conocimiento de las masas como bandera de redención liberadora de la esclavitud moderna impuesta por la tiranía médica, cuyos intereses prosperan a la sombra de la ignorancia en cuanto a Salud se refiere.

Así como toda la fuerza y organización de la medicina profesional se fundamenta y ampara en la teoría microbiana, la fuerza y organización del Naturismo debe fundamentarse en mi Doctrina Térmica. Sobre esta base, absolutamente inamovible y científica, debemos emprender la conquista de la salud, presentando un frente unido que permita vencer el error, ilustrando al público sobre la superioridad de nuestros principios y procedimientos para alcanzar los beneficios de la salud individual y colectiva.

Ahora, volviendo a mi caso personal, el desengaño experimentado en carne propia me obligó a dar la espalda a la Medicina y me llevó al estudio de las leyes, hasta obtener mi título de abogado el año 1904.

Pero el destino había determinado que mi profesión, sin ejercer ante los tribunales de justicia, se dedicara a la defensa de los derechos a la salud y a la vida de mis semejantes. Tal vez los condenados a muerte por la medicina necesitan la intervención de un abogado para salvar su existencia.

Termino definiendo. Doctrina Térmica es la que enseña al hombre a mantener o recuperar su salud mediante el equilibrio de las temperaturas interna y externa de su cuerpo.

Esta doctrina es ciencia de la salud al margen de la medicina”.

Fragmento extraido del libro: La Medicina Natural al alcance de todos – Manuel Lezaeta Acharán

24 comentarios en “Cómo concebió el Dr. Manuel Lezaeta Acharán su Doctrina Térmica de Salud

  1. Consulta este centro es de la Sra: Pepita, pues Claudette estubo en un congreso de Naturismo Hecho en Guadalajara por el año 1978-Septiembre- octubre.
    Otro de los participantes en este congreso fue el Dr. Pedro Silva Jaramillos.
    Consulta quiciera saber si esta señora aun vive y la dirección y ubicación del sanatorio.
    MUCHAS GRACIAS.

  2. Es la unica medicina real, que cura cualquier tipo de enfermo, sus consejos, la alimentación, y el más completo que como mantener la temperatura del cuerpo, a nivel normal, porque desde que despertamos nos estamos muriendo de calor interno, que es el que fermenta lo que comemos y nos afiebra la parte digestiva, de ahí, que el que va contra la naturaleza siempre está mal. Manuel Lezaeta Acharan su libro es una liberación para los que no disfrutan de salud.

  3. Hacen 30 años que salí de Chile. Siendo niña me llevaron a la Villa de Lezaeta y luego ya con casi 30 años de edad volví allí. Siempre estuve muy apegada a los tratamientos con fango, tanto así que estos ultimos 22 años, con mi marido nos dedicamos exclusivamente a eso. Hemos sido pioneros en Bs.As. Argentina de la fangoterapia bajo los lineamientos de Lezaeta.

    Cuento esto pq en el mes de Diciembre pasado fui nuevamente a visitar la Villa y se me estrujó el corazón al ver lo que allí sucede, el grado de deterioro. Roban con los precios, medrando aún hoy con la fama que heredaron de Lezaeta.

    Es imperdonable lo que están haciendo. Es una verguenza. Creo que si Lezaeta se levanta de la tumba y ve eso se vuelve a morir y no se levanta jamás.¡¡Qué Dios los perdone!!

  4. son tan marabillosas las enzeñansas del doctor lazaeta . mi nombre es segundo benedicto davila perez , soy del pais becino de peru ,yo conoci sus enseñansas mediante su libro, la naturaleza al alcanse de todos descubri algo tan complementado por todas sus recetas y lo practique por que estaba un poco delicado de salud y poco a poco sigiendo su regimen fui mejorando y eso me a iluminado para segir estudiando mediante el enternen que ally lo encontramos todo asy lo creo, espero algun dia poder conectarme con ustedes para aprender mas y asy ynplantar todas sus enseñansas de el en distintos lugares llebando una vida natural y sana ya que mucha gente esta muy enferma en este pais o digamos en este mundo…. ahy los enbio mi correo electronico.. saludos para todos muchos exitos……

  5. Gracias al Dr. Lezaeta pude atender a mi esposo a razi de su enfermedad Cáncer al estómago y con su método pude darle calidad de vida quien falleció de cáncer ya sin esperanzas pues fué maltratado por el exceso del retiro de órganos en su cuerpo, esto hizo que la enfermedad se aligerara y autodestruyera su vida.
    El libro del Dr. Lezaeta fué como la luz en este camino de dolor, porque gracias a la aplicacion del barro en su vientre pude aplacar sus intensos dolores. Gracias Dr. que se encuentre gozando de lo más noble en el cielo.

  6. Principalmente le doy gracias a Dios, porque él puso en mi camino este maravilloso libro hace 36 años.

    Yo tuve a mi hija Heyllel. Nació sanita pesando 3.300 midiendo 47 cms. La alimenté con mi leche y crecía sana y fuerte. Pero cuando iba al consultorio a su control donde le ponían sus vacunas notaba inmediatamente que su cuerpo reaccionaba afiebrandose y decaía, cosa que para los doctores era natural.

    Bueno como se alimentaba con leche materna solamente y con cuidados volvía a estar bien. Pasado el año cuando empiezan a probar cosas empezaron los problemas. Reaccionaba a alimentos dulces, bebidas con saborizantes, enronchandose su cara, se inflamaba…

    La llevé a pediatras, solo recetaban antiestamínicos que no resolvían nada… yo estaba desesperada. Le pedí a Dios que sanara me hijita. Yo ya la estaba cuidando con métodos naturales pero sin tantos conocimientos solo instintivamente.

    Yo tenía 20 años. Tuve que imponer y educar a mi entorno que no le dieran alimentos con saborizantes ni artificiales. Pensaban que era exagerada. Fué una lucha para que me entendieran. Me miraban como bicho raro, pero me impuse con argumentos. Yo le hacía jugos de zanahoria, frutos naturales, mermeladas, yogurt natural… Veía que mi hija se mejoraba, pero yo quería saber más y Dios maravillosamente puso este libro a mi alcance a través de una persona anónima.

    Él era una persona adulta mayor educada pero alcohólica de quién solo conocí su historia a través de mi esposo en su trabajo. Él me prestó y luego vendió este libro. Me mandó a decir que lo cuidara que me serviría de guía de salud en nuestras vidas, porque su mamá lo cuidó a él cuando era pequeño y el fue desobediente al botarse al vicio del alcohol (oro por él porque haya encontrado la paz en el amor de Dios antes de morir)

    Ese fué un milagro que de la nada Dios me enviara pronta respuesta. El Señor siempre está con nosotros. Tengo 2 hijos, mi hija tiene 36 años y me ha dado 3 nietos, 2 niñas de 19, 15 años y ahora su bebé de 6 meses. Mi hijo Yerleyn Sebastian 33 años. Dios lo sanó de una enfermedad que solo los médicos decían. También con este libro. Es alto, mide mas de 2 mts.

    Gracias a Dios por el Señor Lezaeta Acharán que nos transmitió sus conocimientos a través de este libro. Si se fijan las fechas hace más de un siglo de su nacimiento (http://es.wikipedia.org/wiki/Manuel_Lezaeta_Achar%C3%A1n), que también cuenta su testimonio que siendo estudiante de medicina enfermó y Dios lo sanó a través del Padre Tadeo, un sacerdote alemán que se dedicaba a sanar los enfermos y le enseñó sus conocimientos.

    Lamentablemente la gente es cómoda, no se interesa en aprender ni conocer como el mismo hombre crea alimentos dañinos para enfermar la población, obteniendo grandes ganancias por ello, tanto en alimentos como en farmacia.

    Al final somos esclavos de ellos, pero Dios tiene una salida. Dios da sabiduría al que se la pide. Lean la Biblia, conozcan el AMOR de DIOS. Bendiciones.

  7. Me encantaría saber si en otro país limítrofe a parte de Chile que practicara este tratamiento. Pues tengo artritis reumatoide y quiero hacer este tratamiento grcs desde ya.saludos.

  8. Para Blanca: No te puedo ayudar con la información que me pides, lo siento mucho, no se en que países practican el Sistema Lezaeta.

    Puedes buscar en Google, a ver si hay suerte!!
    Gracias por visitar mi web.

  9. Hemory Rojas: Muchas gracias por tu información y por tu valentía en querer ayudar a tu hija con métodos naturales aún en contra de los demás. Una madre sabe lo que necesita su bebé…y es quién más le quiere.

    Un abrazo y gracias por visitar mi web.

  10. Hola, dónde puedo encontrar este libro o ir directamente a esta parcela donde imparten esta disciplina y los valores? Gracias.

  11. Hola. Necesito saber en Chile dónde encuentro un centro que me ayude. Sufro de fibromialgia. De ante mano muchas gracias.

  12. Deseo compartirles que gracias a los conocimientos y práctica de los mismos del Dr. Lezaeta, yo me cure de varias enfermedades que tenían de años.

    Pues empecé desde edad muy temprana y a los 18 me habían quitado la esperanza de poder curarme. Hoy comprendo desde donde se gesta la enfermedad, desde que nace uno y los padres le ceden su confianza a los médicos para que dirijan el desarrollo de la enfermedad de sus pequeños. Ellos quienes solo sirven a unos intereses inhumanos creados que no les importan la salud, solo gestar consumidores de alimentos malsanos y drogas medicamentos pues, ya que de eso viven y les funciona por que tienen clientes de por vida se enriquecen con nuestra ignorancia.

    Por eso considero importante difundirla, compartirla. Ya que la humanidad cada vez esta más enferma e impregnada de tanta desinformación. Termino compartiendo que llevo más de 10 años sin tomar medicamentos ni productos carnívoros, cadáveres le digo yo.

    Gracias Lezaeta por mostrarme el camino a la recuperación plena de mi salud y con ella conocer la felicidad plena, y a Dios ahora mi pequeño de 11 meses, Dios te bendiga donde te encuentres.

  13. ¿Dónde puedo comprar el libro de Manuel Lezaeta Acharan del iris de tus ojos revela tu salud? Y también el manual de alimentación sana.

  14. Magnífica enseñanza llena de sabiduría, de lenguaje filosófico. Gran exponente de la medicina verdadera Dr. Lazaeta, admirable trabajo. Gracias por dejarnos estos conocimientos…

  15. Cuento con el libro, quiero saber si el mal moderno conocido cono VIH o SIDA es curable. En caso de que así sea orientarme para seguir una ruta de sanación.

  16. Como puedo y donde conseguir el libro del iris de tus ojos revela tu salud? del Dr. Acharán, o asistir a las conferencias.

  17. Yo leí el libro de don Manuel Lezaeta “la salud al alcance de todos”. He puesto en práctica el método de su “doctrina térmica” y he podido salir de situaciones muy difíciles de salud, tengo “leucemia”.
    Si quieren saber algún dato más se puede contactar conmigo a mi correo germansantis38@hotmail.com
    Saludos

  18. Lazaeta Acharan, un médico por excelencia. Hizo tanto bien a la humanidad con su medicina natural que ha dejado un legado que perdurará por generaciones!! Legado de prevención y curación de enfermedades, que tanto sufre hoy toda la humanidad.

    He buscado por internet sus vídeos pero todos están adulterados y algunos hasta incluyen carnes en la alimentación. Esto es algo reprobable ya que Lazaeta siempre dio dieta cruda de frutas vegetales y granos y nunca de alimentos cadavéricos.

    Toman su nombre y tergiversan todo la información original. Por favor, los verdaderos seguidores de esta eminencia en la medicina natural deberían tomar en cuenta todoas estas malas publicaciones!!

    Yo personalmente he practicado su doctrina médica y sé de que hablo!! Estoy muy agradecida a Dios por haber permitido conocer y practicar este bendito conocimiento del Dr Manuel Lazaeta Acharan! Mil gracias!

    1. Pienso lo mismo que tu Sharon, por esto yo escribo los artículos de Lezaeta tal cual está en su libro La Medicina Natural al Alcance de Todos. Gracias por el comentario y por visitar mi web. Un saludo.

  19. Que pena ver que se toman el nombre del maestro Lezaeta para sus fines económicos, personales, desvirtuando la verdadera esencia de la Doctrina Térmica. Es lamentable ver webs que hablan sobre el Dr. Lezaeta y a la vez incluyen recetas con carnes hasta de cerdo, que es la mas tóxica.

    Aquì en Ecuador hasta hay un intituto llamado “Manuel Lezaeta Acharán” en el cual en un principio dictaban la carrera de naturopatía, la abandonaron y le suplantaron por la carrera de “gastronomía” (carnes) solo por sus ventajas económicas. El director y dueño de ese instituto es un carnivoro por excelencia y tiene el descaro de llamarse naturópata. Un día le pregunté que es la doctrina térmica y no supo responderme.

    En fin, como dice Sharon, los verdaderos seguidores y los que hemos sido salvados por los consejos del maestro deberìamos unirnos y hacer algo para que el público no mal entienda las verdaderas enseñanzas y que la gente llegue a conocer y practicar correctamente la salvadora doctrina térmica.

  20. Hermanos que Dios los bendiga ricamente. estudiè a Lezaeta hace años. Mi libro de cabecera, despuès de la Biblia, es Asi cura la medicina naturista del Dr. Jaime Scolnik, es un mèdico argentino de Cordoba, ya fallecido. Soy naturista. Otra cosa que pueden ver es El metabolismo de los tumores de Otto Heinrich Warburg. Bendiciones
    Pablo

  21. He leído todos los comentarios y consejos guías hacia la salud. Veo en todos y todas gente bella, bondadosa. Gracias a lo mucho que nos dejó don Manuel Lezaeta. Hombre que no se guardó frenar su conocimiento y entregarlo a la humanidad!! Caramba!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *