Flammenkuchen o coca cocida a la llama

Flammenkuchen o coca cocida a la llama

Flammenkuchen o coca cocida a la llama

Esta receta la he copiado del blog Panis Nostrum. Es un blog muy interesante para quienes les interesa el pan y su historia en diferentes países del mundo. Esta primavera fui a Alemania y comí una flammenkuchen en un restaurante, estaba muy buena, pero la que he hecho yo, creo que estaba mejor….

Flammekueche: o flammenküchen, significa coca cocida a la llama,  Con el doble propósito de celebrar la hornada de pan (se horneaba cada 2 o 3 semanas) y de comprobar la temperatura del horno, los campesinos alsacianos cocían la flammenkuchen bajo fuego directo de sarmientos, de ahí lo de “flamme“.

Antiguamente se elaboraba con restos de masa, aplanada y revestida con nata líquida espesa (crême fraiche), láminas de cebolla y trozos de tocino.

Ingredientes para dos bandejas de 12×40 y una redonda de 25 ctms. de diámetro:

Para la masa:

  • 100 g de harina de fuerza
  • 200 g de harina normal
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Una pizca de sal
  • 200 ml de agua tibia (según harina)
  • 1 cucharadita de levadura de panadería

Amasar bien todos los ingredientes y extender sobre la bandeja del horno. Dejar leudar una media hora.

Relleno:

  • 200 ml de nata líquida
  • 100 g de queso fresco
  • Una cucharada de aceite
  • Pimienta y nuez moscada
  • 2 cebollas cortadas finas
  • 80 g de bacón ahumado o sin ahumar o jamón

Cómo preparar el relleno de la flammenkuchen

Mezclar en un bol, dejando un borde de 2 ó 3 centímetros. repartir también la cebolla y los trozos de bacón ahumado.

Repartir sobre la masa, respetando un borde de 2 o 3cm. Repartir por encima la cebolla y  los trozos de bacón ahumado.

Introducir en el horno precalentado a 200 ºC. En función de la temperatura, la cocción durará alrededor de los 10-15 minutos.

Servir caliente y degustar con una buena cerveza alsaciana bien fría o con un Sylvaner. Como manda la tradición, la flammenkuchen se corta en trozos y cada uno se enrolla su trozo y se la come con los dedos, aunque esté en el mejor restaurante.

¡Qué aproveche!

Flammenkuchen

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *