Helado de albaricoque

Helado de albaricoque

Helado de albaricoque

Junio es temporada de albaricoques (llamados damasco en Andalucía y Canarias), una fruta muy nutritiva que contiene importantes vitaminas y propiedades, y con el verano tan cerca, ya apetece tomar cosas frías: batidos, helados, ensaladas…

Ya hemos visto como hacer una coca de albaricoques y también mermelada, así que hoy vamos a aprender a hacer un cremoso helado de albaricoque.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 albaricoques grandes maduros y muy fríos
  • 200 ml. de leche condensada muy fría
  • 200 ml. de nata para montar muy fría
  • El zumo de 1 limón

Cómo elaborar el helado de albaricoque

Lo primero que tenemos que hacer es limpiar los albaricoques, abrirlos por la mitad, quitar el hueso y cortarlos en trocitos pequeños.

Ponemos los trozos en el vaso de la batidora, añadimos la leche condensada y el zumo de limón. Batir hasta reducirlo a puré.

En otro vaso de batidora o un cuenco alto, batir la nata hasta que espese (no tiene que montarse del todo) y juntarla con el puré. Después removemos para que todo quede bien mezclado.

Ponemos la heladera en marcha y echamos el preparado. Dejar unos treinta minutos, o hasta que esté cremoso. Una vez hecho el helado, ponerlo en un tupper o recipiente de plástico con tapa.

Si no tenemos heladera, podemos congelar el preparado en un recipiente apto para congelar e ir removiendo cada hora hasta que quede cremoso. Después lo ponemos en un tupper o recipiente de plástico con tapa.

Nota: Es mejor tomar el helado el mismo día que se prepara, ya que al día siguiente está más firme. Si no se va a comer el mismo día, lo suyo es sacarlo del congelador 30 minutos antes de consumirlo, así estará a punto para disfrutarlo.

Aparte de este de albaricoque, aquí encontrarás otros helados que hemos publicado.

1 comentario en “Helado de albaricoque

  1. Muy refrescante idea, el sabor del albaricoque es tan particular, y la receta muy práctica, en uno u otro método, no hay excusa para no prepararlo.
    – por alguna razón me gusta comer helados por las noches, no tanto en el día, pero estos se saborean aún de madrugada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *